Vivimos tiempos raros, meses largos que a la vez se hacen muy cortos, donde es complicado no pararse a pensar de donde venimos, dónde estamos y a dónde queremos ir.

Esto paso tanto a nivel personal, como profesional y, en nuestro caso, Sequer lo Blanch tiene mucho que contar.

La mayoría de las personas que nos conocen, ya saben cuáles son nuestros orígenes. Todo el espacio del que disponemos, es fruto de unas tierras adjudicadas por el mismísimo Jaime I, como obsequio y agradecimiento por la colaboración en la lucha por la Reconquista.

En este caso, la familia Belloch le dio nombre a la propiedad de estas tierras, para trabajar, desde entonces, su huerta y agricultura. Tierras donde siempre se ha cultivado lo que las personas demandaban, desde algodón, vid y maíz, hasta nuestra querida chufa, naranjas y cacahua.

Además, la familia Belloch trabajaba como comerciantes, desenvolviéndose en los conocidos entornos del mercado de la Lonja de la Seda y de la huerta valenciana.

Todo este entorno, ha sido el legado que se ha ido pasando de generación, en generación y, en la actualidad, en las manos del propietario, desde 2011, José Belloch que, para los que lo conocen, ya habrán oído sus historias de la huerta en su infancia y legado familiar.

Jose María Belloch Marqués es el padre de Jose e hijo del que heredó las tierras. Por su mano han pasado muchos años de agricultura y cuidados de la huerta, hasta el día en el que Jose Belloch toma el relevo para ofrecer un espacio nuevo, sin perder la esencia de la tradición familiar y de la huerta.

Sequer Lo Blanch, siempre ha sido un lugar donde disfrutar de los productos de la huerta y recetas típicas valenciana, además de crear espacios donde convivir y colaborar con otros proyectos dentro de la misma filosofía, valores, agricultura, productos de proximidad y sostenibilidad.

En el último tiempo, y con la llegada de la pandemia, la sed de innovación y de ofrecer nuevas alternativas de ocio en la ciudad, han dado como resultado nuevos acontecimientos en la terreta, como el Mercat de la Saó y los talleres de baile, manualidades y cocina.

Nuevas propuestas que, han dado un soplo de aire fresco a los ciudadanos de Valencia y alrededores, para salir por unos horas de la situación en la que vivimos y, desconectar, en medio de la huerta, aprendiendo, saboreando y disfrutando.

Foto por Turia Märzen.

Durante estos largos meses de pandemia, en Sequer lo Blanch hemos reunido todas nuestras fuerzas para adaptarnos a la nueva situación, sin dejar de ofrecer un espacio de ocio para todos los que quieran disfrutar de la huerta, de nuestras tradiciones y de la gastronomía.

Por ello, y sin perder la esencia de los orígenes de Sequer, estamos en continuo movimiento y sin dejar de innovar en nuestra oferta y agenda cultural y de ocio, para todas las edades y gustos.

Como parte del sector hostelero, hemos tenido que hacer un parón para coger impulso y volver con un salto firme hacia delante. Pero, dentro de muy poco, anunciaremos novedades que, siempre respetando nuestra tan arraigada filosofía, pueda ofreceros un ocio mejorado y lleno de sorpresas.

¿Estáis preparados? ¡No nos perdáis de vista!