Como ya sabéis, en nuestro Sequer, la chufa es uno de nuestros diamantes en la cocina y, la horchata, nuestro oro blanco. Parte de nuestras comidas y meriendas, se ven enriquecidas con este producto natural que tanto nos gusta pero ¿cómo cultivamos nuestra chufa para elaborar nuestra gastronomía?

Nuestro Sequer, se ve rodeado de un paisaje natural como lo es nuestra huerta valenciana, un gran campo en la huerta de Alboraya, que nos ofrece la oportunidad de cultivar nuestros propios productos de la manera más natural y ecológica y, nuestra joya más valenciana, no iba a ser menos 😋

Cómo se cultiva la chufa

El tiempo de cultivar la chufa comienza entre los meses de abril y mayo, dependiendo del cultivo anterior. Para ello, preparamos el terreno, o mejor dicho, nuestra tierra. Una vez tengamos la zona de plantación preparada, sembramos la chufa en caballones, con una altura de unos 20 cm cada uno y una separación de 60 cm, entre ellos, y una profundidad entre 6 y 8 cm.

A partir de la plantación de nuestra chufa, tenemos que esperar unos meses para realizar la recogida. Mientras tanto, tenemos que cuidar de nuestro terreno y adaptarlo a la climatología.

La chufa, es un producto que crece de manera óptima en los meses de calor y secano, por ello, su plantación se realiza en los meses previos al verano y su resultado es favorable en zonas cálidas como nuestra terreta.

Es importante que dejemos que el cultivo se seque, antes de recolectar. Por ello, tenemos que dejar crecer la planta, que lo hace hasta septiembre y, después, dejarla secar en el campo hasta octubre.

Cuándo se recoge el cultivo de la Horchata

Entre los meses de noviembre y enero, realizaremos la recolecta de nuestra chufa que, nos ayudamos con una cosechadora, la cual se encargará de separar la chufa de la tierra y otros agentes externos como las piedras y hierbas adheridas.

Una vez tenemos nuestra chufa, es el momento de lavarla. Para ello, quitamos sus raíces, tierra y otras sustancias, para quedarnos, únicamente, con la chufa, sin piel. Para llegar a esto, pasa por diferentes procesos de lavado, hasta llegar a la chufa pura y natural.

chufa valenciana

Una vez tenemos la chufa limpia, es el momento de secarlas y quitarles su humedad. Habitualemnte, este proceso, dura un mínimo de 3 meses y se realiza en las conocidas «cambras de secado» que, muchos ya conoceréis, sobre todo quién haya visitado nuestra parte de arriba del Sequer

Pero, nosotros ofrecemos una peculiaridad, con respecto al proceso y tiempo de secado de nuestra chufa que nos diferencia con el resto de cultivos de chufa… Y es que en Sequer hacemos un curado madurado  de la chufa especial, como el buen jamón y el buen vino 😉

Nuestro proceso de curación de la chufa, dura entre 2 años o 2 años y medio, respetando su periodo de maduración.

Por eso nuestra chufa llega a su plena madurez, ofreciendo más color y un sabor más potente y dulce, proveniente de los azúcares naturales de la chufa, muy saludables para nuestro organismo.

Después de todo este proceso, que nos lleva casi todo el año, nuestra chufas estarán listas para utilizar, disfrutar y saborear en los meses de abril y mayo, aproximadamente, por ello, es en verano cuando más nos gusta degustar de este manjar, no sólo porque está fresquita, sino porque su cultivo está recién hecho y listo para catar y saborear.

La chufa nos brinda muchas oportunidades y formas de cocinarla, utilizarla y saborearla, sólo es cuestión de imaginación y de tener un buen cultivo… En Sequer Lo Blanch, sabemos apreciar todas sus propiedades y opciones, por ello, aprovechamos nuestra huerta para cultivar nuestra propia chufa y poder, así, garantizar la autenticidad de nuestros platos y horchata.

Patatas ajo chufa Sequer Lo Blanch

¿Qué todavía no has saboreado nuestra chufa? ¿A qué esperas? Estamos en un paraje maravilloso con la mejor chufa esperándote 🌴☀🥛