En Sequer, aunque no estemos con nuestro espacio abierto y como podréis imaginar, no paramos de idear recetas ricas en la cocina de nuestra casa. Y, en este caso, queremos compartir con vosotros la última, aprovechando, por supuesto, nuestras verduras de temporada.

En este caso, vamos a disfrutar del sabor de una de nuestras verduras de temporada favoritas, las alcachofas. Se nos hace la boca agua, sólo de pensar en todas las recetas que estas nos ofrecen y, el último de nuestros platos que más nos ha gustado, a toda la familia ¡son las alcachofas fritas con jamón y nuez moscada!

Una receta muy sencilla de hacer en casa y espectacular al paladar. Como no queremos dejaros sin esta joyita culinaria, vamos a compartir con vosotros, paso a paso, cómo lo hemos hecho en casa y, si os atrevéis a hacerla ¡queremos que nos contéis cómo has ido!

¡Pero vamos al lío que habrá hambre! Primero, tomar nota de los ingredientes que necesitamos. Coge lápiz y apunta en tu próxima lista de la compra:

Ingredientes (para dos personas):

Aceite de oliva

Sal

Ajo

Nuez moscada

8 alcachofas

Nueces

1 limón 

Taquitos de jamón

Nosotros, las alcachofas y el limón las cogimos de nuestra huerta (y un ingrediente más que os desvelaremos más adelante) pero son alimentos que podéis comprar en cualquier tienda de alimentación que vendan verduras aunque, ya sabéis, que nosotros estamos a favor de comprar, siempre que se pueda, en el comercio local. Si podéis, sería maravilloso, nos sólo ayudaréis a los agricultores de nuestra tierra, sino que el sabor de tu plato tendrá un sabor más auténtico y natural.

Como puedes imaginar por los ingredientes, estamos ante una receta sencilla, que no necesita de muchos ingredientes, pero sí de los pasos adecuados, y algunos truquitos, para ayudarte a conseguir ese resultado, de chuparse los dedos.

Pasos para hacer alcachofas fritas con jamón y nuez moscada

1- Primero deshojar las alcachofas, hasta llegar a su corazón, y partirlas por la mitad.

2- Después, mételas en un bol y échale un chorrito de limón, para después cubrirlas de agua, durante media hora. Con este paso, evitamos que se oxiden las alcachofas y se oscurezcan, reduciendo su sabor amargo y dándole un toque más ácido y sabroso (con el limón).

Por otro lado, al cubrirlas con agua, estamos consiguiendo que la alcachofa suelte más su esencia, a la hora de cocerlas.

3- Cuando pase la media hora recomendada y con el aceite caliente en la sartén esperando, es el momento de tirar las alcachofas con dos dientes de ajo, cortaditos a láminas.

Este paso es el más importante, pues tendremos que estar pendiente de que las alcachofas se tuesten un poquito por fuera y se queden blanditas por dentro. Para ello, ponlas a fuego medio-lento y ves echándole aceite cuanto te lo pida.

Ten en cuenta que, al dejarlas en agua, las alcachofas soltarán su propio jugo, que es el agua que han absorbido, por lo que nos pedirá poco aceite y el resultado será más saludable.

4- Cuando veas que las alcachofas ya están casi, es el momento de echar el jamón en cortado a tacos por encima, para darles un golpe de calor en la sartén y se mezcle con el sabor de la alcachofa con el ajo.

5- Cuando las alcachofas estén bien hechas y el jamón empiece a calentarse, échale un poco de nuez moscada y las nueces por encima y apaga el fuego.

6- Es el momento de emplatar y de servir bien calentitas para disfrutarlas mucho más.

Esta receta, es una opción estupenda como entrante, tapa o comida si le quieres echar más cantidad. También las puedes acompañar con un buen huevo frito. Y, por supuesto ¡no olvides que este plato nos pide pan! Añádelo a tu lista de la compra y disfruta hasta la saciedad.

Como nota personal, nosotros lo complementamos con un zumito de naranjas de nuestra huerta ¡El postre perfecto para terminar y quedarte con buen sabor de boca!

Una vez compartida con vosotros nuestra receta de alcachofitas fritas, sólo nos queda animaros a hacerla ¡es sencilla, rápida y deliciosa!

Si te ha gustado ¡comparte! y si la haces ¡también!😉